Matías Podestá, el soñador…

Categoria : Noticias · Sin Comentarios · por noviembre 18, 2014

hdc_000

Erase una vez un joven que tenía un sueño. Se hacía muchas preguntas y vivía en un país cálido. Erase una vez un argentino que quería crear y convertir sus sueños en realidad. Con la imaginación como mejor aliada y sus conocimientos de marketing y tecnología este soñador creó su propia agencia de comunicación en Buenos Aires, que luego llevó a Barcelona cuando decidió que la Ciudad Condal sería su nuevo hogar.

Hablamos de Matías Podesta y a su empresa la llamó Inspira Publicidad.

En esta Agencia de Comunicación y Publicidad integran publicidad tradicional con nuevas tecnologías. Pero lo que ofrecen realmente es su aproximación cercana y humana. Son como una pequeña familia formada por empleados y clientes. Para Matías y su equipo lo importante es que los proyectos tengan un sentido.

Matías conversa, entiende y luego imagina cómo transmitir el mensaje que su cliente necesita. El mérito de las ideas las atribuye al equipo, piensa que él sólo es uno más en el proceso creativo, el que genera la confianza para que la imaginación de los demás fluya.

Ahora más, porque junto a Inés Borras Piñol, una reconocida Creativa y Artista Plástica fundó Mimica Ideas Solidarias.

Mímica nació porque era su destino. Porque la necesidad vital de dar, de devolver a la sociedad algo del bien que uno recibe estaba muy presente en Matías y en los miembros de su equipo, pero todavía no sabían ni la forma que tendría ni su nombre.

Y una Navidad se gestó.

Inspira Publicidad, la Agencia de Matias, tenía que realizar el envío de 1.500 cajas de regalo de los Hospitales USP. Por un inconveniente de última hora se quedaron sin su proveedor habitual y tuvieron que improvisar una cadena de producción alternativa. Encontraron la solución gracias a un centro especial de trabajo de la zona de Sant Andreu que emplea a personas con discapacidad física e intelectual.

Una niña se colocó a la derecha de Matías. Su labor consistía en colocar en la caja tres bolsitas de diferentes chocolates. Reverencialmente le miró y le preguntó con un gesto si podía oler la bolsita antes de introducirla en su casilla. Él le indicó que sí. Ella alargó la mano, cogió el saquito relleno de dulces y se lo acercó a la nariz inspirando profundamente con los ojos cerrados. Luego colocó el chocolate en su lugar y procedió a asir la segunda bolsita, repitiendo la acción con la misma concentración y placer. El mismo protocolo siguió en la tercera bolsa. Cerró la cajita con cuidado y comenzó de nuevo el proceso, inspirando con placer en cada ocasión cada una de las delicias de chocolate. Cada vez, tres bolsas por caja, 1.500 cajas.

La ternura que inspiró a Matías el comportamiento de esta chiquilla, la alegría e ilusión del resto de los muchachos del taller provocó Mimica Ideas Solidarias.

“Mímica nace con el propósito de aportar su granito de arena en la tarea de volcarse a los demás e intentar ayudar a personas con discapacidad física e intelectual una oportunidad de crecimiento, integración y desarrollo de su autoestima a través del trabajo”.

Erase una vez un joven que tenía un sueño.

Su ilusión es crear valor haciendo las cosas que le gustan: la creatividad, la publicidad y el marketing. Soñar, fantasear, componer. Conducir dejándose llevar, perderse mirando el inmenso mar.

Erase una vez un joven que se hacía muchas preguntas.

Y para encontrar respuestas Matías se forma actualmente en Psicología GESTALT en el Institut Integratiu de Barcelona

Esta filosofía asegura que la mente configura, a través de ciertas leyes, los elementos que llegan a ella a través de los canales sensoriales (percepción) o de la memoria (pensamiento, inteligencia y resolución de problemas). Este planteamiento se ilustra con el axioma el todo es más que la suma de sus partes, con el cual se ha identificado con mayor frecuencia a esta escuela psicológica. (Fuente: Wikipedia)

Erase una vez un argentino que quería crear y convertir sus sueños en realidad.

Matías sueña. Aprende de sus éxitos, pero sobre todo de sus fracasos “fracasar es una forma de ganar experiencia”-dice.

En la búsqueda y persecución de su sueños ha aprendido que la belleza no está en la meta, sino en el placer de realizar el camino que te lleva a ella.

Y es feliz con ese proceso



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *